historia.jpg

Historia

"Tomaré de la mano con firmeza algunas personas sin ocuparme de otra cosa que el camino que tracé hace 40 años. Raúl Mantel, Berta, Daniel Gonzáles, Dina, Ana, Sandra Poy, Roxana, Norberto Cabutti, Silvestre Begnis, Rubi, Ginés Gonzáles García, Pablo Enrioni, Gloria Álvarez, Viviana Reggiani...

El primer paciente, un 24 de mayo de 1972, fue mi abuelita; quién sino ella confiaría en mi emprendimiento...

MANLAB fue desde siempre pensada como una empresa del sector Salud. Su porción en este mercado "servicios bioquímicos" tiene sólo el 5% de participación. Y como en toda buena historia que se respete, la sorpresa está siempre al final.

El tema es amplio. Está en nuestros valores institucionales: ética profesional, innovación permanente, integración y compromiso con la sociedad.

Contar 40 años es imposible, pero siguiendo ese hilo conductor al que me refiero en el párrafo anterior, MANLAB a través de infinitas acciones especulativas surgidas de estrategias premeditadas y sorteando miles de inconvenientes puede contar cientos de anécdotas, desde la compra de una mesada de mármol, allí en nuestra primera sede en Lanús, hasta la diagramación de procesos que incluyen un staff de 250 empleados en una sede ubicada en el corazón del mercado de la salud, que se lleva el 80% del presupuesto destinado a éste.

Confieso que la seducción para superar la expectativa de satisfacción, tanto de clientes como de proveedores, fue mi arma para que sucumbieran.

Desde los primeros años caí yo también bajo el encanto de hacer lo que me gustaba, dejándome llevar por el torbellino de sorprendentes dificultades que día a día aparecían en el devenir de la historia de MANLAB.

Escribo en primera persona, porque simplemente confieso sentir que la historia de MANLAB forma parte de mi propia historia, deseos y sueños.

ABBOTT, BAYER, ROCHE, software, economía de escala, código de barras, links, ISO, consultoras, gabinete de psicología, formación y mejora continua de recursos humanos, son términos que distan, pareciera siglos, de aquellas gradillas, tubos de ensayo, foto colorímetro, máquinas de escribir que fueron semilla de hoy.

Es muy difícil la tarea que se me ha encomendado, plasmar en papel, hacerlo cronológicamente es imposible para mi; en la historia de MANLAB se ha ido parte de mi vida y no puedo prescindir de toda la paleta de emociones que hacen inevitablemente extraviarme en el camino.

Siento una ternura especial al observar a mis hijos apasionadamente seguir y engendrar esta historia. Los hechos están a la vista de todo aquel que desee conocer la historia de MANLAB: deberá tomarse unos minutos para reconocer sus instalaciones. MANLAB es una empresa familiar, arraigada en la cultura del esfuerzo y trabajo que me legaron mis abuelos y padres inmigrantes a quienes les debo todo"


Silvia Braier
 

MANLAB-IRAM Certificación de Calidad ISO 9001:2008                                                                                                                                            © 2017 MANLAB - Todos los Derechos Reservados MANLAB-IRAM